Miércoles 12.06.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
19 de mayo de 2024 | Nacionales

Ley Bases

Sospechas de acercamiento entre Lousteau y Milei

Tal vez sea su estilo el de correr riesgos, porque de eso se trata la política, máxime si se quiere crecer. Hasta allí nada suena novedoso para el básico manual del poder.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

No obstante, Martín Lousteau agrega a todo esto la cuota de sorpresa al punto de quedar confrontado con su discurso que aparenta ser de un progresismo puro y con el foco puesto en poner freno al desenfrenado avance del plan “shock” de Javier Milei.

Ocurrió que tras el reciente acuerdo entre el gobierno nacional y la Universidad de Buenos Aires para dotarla de un incremento presupuestario llovieron las sospechas respecto de su actitud cómplice con el gobierno nacional. A tal punto ocurre esto que se elevó con intensidad el rumor de que podría podría votar en general la ley Bases, respondiendo a las gentilezas demostradas desde las cajas que administra la ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello.

Este organismo terminó de lanzarle un balde de brea al economista y titular del comité nacional al señalar que si hubo incremento presupuestario para la UBA es porque así se estipuló tras un acuerdo con los senadores nacionales de la UCR, que obviamente incluye a Lousteau, como legislador por CABA.

Por supuesto, no sorprende que otros radicales hayan acordado porque venían desde la vía de la moderación y el colaboracionismo, pero sí sorprendió la actitud de Lousteau ante este acuerdo que involucra a una de sus principales espadas como es el vicerrector de la UBA y ex diputado nacional, Emiliano Yacobitti.

Lousteau y su compañero de la corriente Evolución fueron vistos como acuerdistas, aunque no por algo coyuntural como es una cuestión de presupuesto para una universidad, sino por un supuesto cambio de actitud que, de a poco, se visibiliza a través de declaraciones periodísticas del máximo dirigente radical.

Lousteau ya sugirió que podría votar en general la ley si se dan algunos cambios como en el paquete fiscal, en pequeñas obras públicas para distritos y una recomposición en los ingresos para jubilados y pensionados.

Si bien estas son condiciones que, a esta altura, pueden parecer inalcanzables, lo cierto es que nada más dijo respecto de una interminable lista de diferencias que tiene con el gobierno como, por ejemplo, en materia de recorte superlativo del estado, supresión de organismos, facultades delegadas, reformas en la contratación del trabajo, régimen de grandes inversiones, dolarización, políticas recesivas, defensa de recursos naturales, y la lista sigue.

También tuvo un sospechoso silencio cuando varios de los diputados de su espacio interno terminaron votando en general y muchos artículos en particular de la ley Bases. Incluso, el jefe de la bancada en la cámara baja, Rodrigo de Loredo parece que sacó alguna ventajita con la creación de una nueva universidad en Córdoba como es la de Río Tercero.

En estas últimas horas se habla y con mucha fuerza de la posibilidad de un pacto de mayo verbal entre Lousteau con Milei, que se coronaría con la aprobación en general de la ley Bases por parte de aquel, con la particularidad de que él es el titular del comité nacional.

Si bien esta ley se aprobaría con cambios y debería regresar a Diputados, lo cierto es que un apoyo y aprobación en general le permite al oficialismo incrementar un buen momento simbólico para su crecimiento coyuntural político porque recibe adhesiones no sólo de su propio sector, sino de encumbrado opositores como es el caso de Martín Lousteau.

Esta actitud del senador nacional pareciera no hacer mella en su imagen en lo inmediato, pero ha generado repercusiones negativas sobre todo en la militancia estudiantil universitaria radical que existe en todo el país. También en muchos sectores internos partidarios que sienten defraudación porque lo tenían como un referente a la hora de poder encabezar un polo fuertemente opositor a las políticas del economista Javier Milei y sus modos de ejercer la motosierra y la exclusión.

Asimismo, si su intención fue la de generar simpatías con la mayoría del bloque -dominada por los gobernadores- difícilmente obtenga una credencial inmediata de admisión. Los mandatarios y los senadores que le responden ya cuentan con un poder que no están dispuestos a compartir.

Da la impresión que Lousteau cerró sus expectativas políticas no más allá de la avenida General Paz, donde dentro de dos años debe competir para permanecer en la banca de senador nacional. Un distrito como la Ciudad Autónoma le reserva un camino muy complejo, donde ya no tiene la contención que le brindaba la amplitud negociadora con el ex jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

En consecuencia, apostó a ser el padre de una solución que, si bien es noble como la educativa, no deja de ser la del distrito que hoy representa.

El costo político puede ser muy alto cuando levante la mano para aprobar la ley Bases, aunque sea en general, y si bien podría captar voto de clase media que adhiere y necesita de la educación universitaria estatal, puede tener serias filtraciones por el lado del voto progresista.

Justamente, sobre la base del voto progresista, Lousteau dice que aspira a generar una tercera vía entre el esquema libertario y el kirchnerismo. Sin embargo, si a la hora de los hechos reales persiste en actitudes de colaboracionismo con el oficialismo nacional, es muy posible que ponga en riesgo toda cabecera de playa que haya hecho en ese sector social que busca una alternativa al modelo de Milei y al del cristinismo. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!