Domingo 21.07.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
2 de junio de 2024 | Nacionales

Debate permanente

En el radicalismo no quedan dudas del apoyo crítico a Milei

Desde distintos sectores del radicalismo nacional, aún con posturas muy contrapuestas desde lo ideológico y desde la acción, se vinieron dando señales de un apoyo cuyo espectro va desde lo incondicional hasta lo crítico.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

En algunos casos valieron más las oportunidades de algún intercambio de mutuos favores entre el oficialismo nacional, portador de una generosa billetera -aun en tiempos de ajuste- y el sector que responde al presidente del comité nacional y senador por CABA, Martín Lousteau.

En otros casos, la sorpresa es un tanto más reducida y viene del lado de los senadores que hacen las veces de delegados políticos del consorcio de gobernadores radicales, uno de cuyos más preclaros voceros, el mandatario mendocino Alfredo Cornejo ya proclamó un apoyo a Milei para que no vuelva el kirchnerismo.

Es necesario ir por partes y, en ese sentido, recordar lo que fue el notable apoyo del vicerrector de la UBA, Emiliano Yacobitti al gobierno nacional o, al menos, sus declaraciones muy favorables a la decisión de otorgar un incremento presupuestario a esa casa de estudios aún dejando al resto de similares organismos al borde del cese de actividades por falta de financiamiento.

Al respecto, el silencio de hace unos días de su referente partidario y senador Martín Lousteau fue por demás evidente y hace suponer de un apoyo para votar en general la ley Bases del gobierno nacional que disimulará, como él bien lo sabe hacer, con algún “acting” o propuesta para modificar algún pequeño aspecto de esta normativa que sacude las estanterías de la economía argentina.

El ofrecimiento del gobierno nacional no tiene sólo como compensación ese apoyo en general a la ley Bases, sino que incluiría en ese combo un apoyo afirmativo en la votación del pliego del juez Antonio Lijo, quien está propuesto para integrar la Corte Suprema de la Nación, algo que estará por verse muy pronto en el recinto de la cámara alta.

EL CONSORCIO MÁS TEMIDO

Por parte del consorcio de los gobernadores radicales y sus delegados se observó algún avance en el dictamen de la ley Bases que profundiza más allá de lo impensado a las dinámicas de una propuesta de reforma laboral o “modernización”, como le gusta llamar a muchos radicales.

En ese sentido, sonó con mucha crudeza a los oídos de correligionarios históricos una propuesta para incluir como causal justificada de despido a las actividades de protesta gremial, y que roza los límites de la interpretación constitucional acerca de la posibilidad de expresarse libremente por el reclamo de derechos básicos.

Esta propuesta que además contaría con la complicidad del senador por provincia de Buenos Aires, Maximiliano Abad, crispó sobremanera a muchos radicales que constantemente exponen con orgullo histórico los principios del recordado dirigente Crisólogo Larralde, mentor del artículo 14 bis  sobre los derechos laborales en la constitución argentina.

Esto se suma a otras sorpresivas incorporaciones o aportes como es el silencio ante otras propuestas de la ley Bases, como es la creación de la figura del “colaborador” de emprendedores que no tendrán siquiera algunos de los derechos contemplados para una relación laboral que hasta ahora reconocía horarios, días de descanso, aguinaldo, vacaciones, y la lista sigue.

En sectores muy tradicionales del radicalismo y, sobre todo en la militancia, hay una situación de hartazgo consolidada en el cúmulo de sorpresas que viene dando su tropa legislativa tanto en la Cámara de Diputados, donde aprobaron la ley Bases, como en el Senado donde darán quórum y habilitarán en general a esa norma.

ÚLTIMA ESPERANZA SOCIALDEMÓCRATA

Más allá de los motivos que suele dar Lousteau con los radicales más progresistas, es cierto que él queda como la única esperanza de mantener en agenda partidaria el eje de una postura socialdemócrata con más intervención del estado en materia energética, en salud y educación y sobre todo atender a los sectores vulnerables.

No obstante, da la impresión de que el resto del mandato del economista porteño configura una etapa de plena retirada y con el foco puesto en mantener el poder del radicalismo en CABA y tratar de repetir un período más al frente de su banca en el senado.

Lousteau intentará alargar hasta donde pueda la impronta socialdemócrata y jugará una carta con sectores progresistas que quedan dentro del partido pero que son minoritarios, como es el caso de los seguidores de Facundo Manes, del storanismo, casellismo y algunas expresiones regionales.

No obstante y por las dudas se abroquela en su distrito ante una avanzada que la está desarrollando el conjunto de los gobernadores de la UCR que, en los hechos, son los verdaderos interlocutores con la Casa Rosada. Tienen recursos, tienen los votos en el recinto de ambas cámaras y conviene tenerlos de socios para mantener la paz social en sus respectivos distritos.

En síntesis y ante las sorpresivas actitudes de Lousteau, sumadas a las excesivamente colaboracionistas de los mandatarios provinciales radicales, resta saber si los sectores más progresistas seguirán a la opción menos mala o si se inclinan por armar un frente interno de cara a las próximas elecciones partidarias. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!