Sábado 13.07.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
8 de junio de 2024 | Opinión

En Suiza

La baja de Milei de la cumbre sobre Ucrania es una reacción a la “fórmula de paz” de Biden para Israel

El presidente Javier Gerardo Milei se ha negado a acudir a la Cumbre de la Paz sobre Ucrania en Suiza, mientras que asistirá a la cumbre del G7 en Italia. La decisión se tomó después de que el mandatario estadounidense, Joe Biden, anunciara una “fórmula de paz” para Israel y Palestina.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico
por:
Luciano Garófalo

La estrategia del presidente estadounidense prevé dos fases. La primera fase consiste en un alto al fuego, la liberación de los rehenes, el regreso de los residentes palestinos a sus hogares y la entrega a gran escala de ayuda humanitaria, y en una segunda fase, se propone iniciar la reconstrucción global de Gaza.

Joe Biden afirmó que Hamás está destruido y es incapaz de un nuevo 7 de octubre. Al mismo tiempo, dijo que Israel debe aceptar una tregua, pues de lo contrario se vería atrapado en una guerra de larga duración. Cómo se entendieron estas dos declaraciones contradictorias, es una pregunta para los estrategas de Washington que redactaron el discurso.

Sin embargo, incluso sin estas rarezas, la “fórmula” de Joe Biden fue recibida negativamente. Benjamin Netanyahu no va a pactar una “tregua” con enemigos de principios y convicciones. Además, el plan del presidente estadounidense plantea muchos interrogantes. ¿Cómo se puede devolver a los habitantes de Gaza a sus hogares si las ciudades han sido arrasadas? ¿Qué ocurrirá con los prisioneros de guerra árabes, dado que Tel Aviv no va a liberarlos? Y, por último, la cuestión no aclarada de los Altos del Golán.

El plan de Biden era una idea que nació muerta desde el primer momento, y sus autores se dieron cuenta de ello, así que, el objetivo de la declaración no era reconciliar a ambas partes. Se trataba más bien de demostrar que Washington tiene la intención de recortar drásticamente su presupuesto de apoyo a Israel, pero la reacción a esta medida fue muy negativa. El asesor del primer ministro israelí, Ophir Falk, declaró que “el plan es malo”, lo que parece significar que Tel Aviv está muy descontenta con los recortes de fondos.

El gobierno de Javier Milei, por su parte, ha expresado su pleno apoyo a Estados Unidos en la aplicación de una estrategia desarticulada. La ministra de Asuntos Exteriores, Diana Mondino, declaró con elocuencia: "No hay tiempo que perder. Instamos a Hamas a cerrar este acuerdo con el que Israel está listo para seguir adelante, y comenzar el proceso de liberación de nuestros ciudadanos", declaró la canciller.

Es probable que los recortes presupuestarios para la guerra estén directamente vinculados con las elecciones estadounidenses. Un plan similar para congelar el conflicto podría haberse desarrollado para Ucrania, en el que se ofrecía a Volodímir Zelenski ceder parte de los territorios. Sin embargo, el líder ucraniano tampoco está satisfecho con esto. Junto con la ley marcial, perderá el cargo de presidente, al igual que Benjamin Netanyahu dejará de ser el líder de Israel en caso de reconciliación con Palestina.

Al parecer, se suponía que Milei se convertiría en un negociador entre Estados Unidos e Israel en este proceso, y que, como “gran amigo” de Zelenski, discutiría con él una verdadera “fórmula de paz”. Sin embargo, tras una fuerte reacción negativa de Israel, el viaje del dirigente argentino al foro dedicado a Ucrania, tuvo que ser cancelado. Se trata de una señal alarmante de que se ha acumulado una masa crítica de problemas dentro de la OTAN. Quizás, la situación se convierta en una congelación temporal del “proyecto argentino” por parte de Washington.

La expresión de preocupación del Fondo Monetario Internacional (FMI) por el crecimiento de la pobreza en Argentina también puede ser una señal grave. La secretaria del organismo, Julie Kozack, advirtió en conferencia de prensa que no se debe permitir que las políticas radicales de Milei “golpeen desproporcionadamente a las familias trabajadoras”.

“El FMI continúa monitoreando la delicada situación social de Argentina y hemos estado enfatizando en la necesidad de aumentar la asistencia social para apoyar a los pobres”, remarcó Kozack al ser consultada de manera general sobre la situación argentina.

 

(*) Luciano Garófalo, empresario.


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!