Miércoles 24.07.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
21 de junio de 2024 | Opinión

Noviembre 2024

Azerbaiyán y la COP29, pioneros en el camino hacia un futuro sostenible

La COP29 constituye una coyuntura crítica para las negociaciones internacionales sobre el clima, y el papel de Azerbaiyán como anfitrión subraya su dedicación a abordar los retos medioambientales mundiales.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

por:
Ceyhun Osmanli

En noviembre de 2024, el mundo volverá sus ojos a Bakú, Azerbaiyán, como anfitrión de la 29º Conferencia de las Partes (COP29) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Este acontecimiento crucial subraya el compromiso de Azerbaiyán con la acción climática y la sostenibilidad, y lo sitúa como un actor fundamental en la lucha mundial contra el cambio climático. La conferencia pretende aprovechar el exitoso acuerdo del año anterior para abandonar los combustibles fósiles, allanando el camino para que los países se unan y creen planes sólidos para mitigar los gases que atrapan el calor.

La COP29 constituye una coyuntura crítica para las negociaciones internacionales sobre el clima, y el papel de Azerbaiyán como anfitrión subraya su dedicación a abordar los retos medioambientales mundiales. La conferencia reunirá a delegaciones gubernamentales, organizaciones intergubernamentales (OIG), organizaciones no gubernamentales (ONG), empresas, instituciones de investigación, grupos de reflexión, instituciones financieras internacionales y personas influyentes de diversos sectores de todo el mundo para debatir y formular estrategias para un futuro sostenible. El liderazgo de Azerbaiyán en esta conferencia no es sólo simbólico; representa los esfuerzos tangibles del país por transformar su sector energético y abogar por políticas climáticas globales que sean inclusivas y eficaces. En este sentido, este análisis explora la participación activa de Azerbaiyán en la COP29, haciendo hincapié en sus iniciativas para fomentar la colaboración entre países desarrollados y en desarrollo y en sus ambiciosos proyectos de energías renovables. Al examinar las estrategias y los logros del país, este análisis pretende ofrecer una comprensión global de la contribución de Azerbaiyán a la lucha mundial contra el cambio climático y su visión de un futuro sostenible.

Contexto histórico

La historia energética de Azerbaiyán es rica y transformadora. Conocido como el lugar de nacimiento de la industria petrolera, perforó el primer pozo de petróleo del mundo en la década de 1840 y lideró la producción mundial de petróleo en la década de 1890. Este legado trajo consigo un importante crecimiento económico y desarrollo, convirtiendo el petróleo y el gas en elementos centrales de la economía del país. Se dice que Azerbaiyán "es una de las economías más dependientes de los combustibles fósiles: el petróleo y el gas constituyen el 90 por ciento de sus exportaciones y proporcionan el 60 por ciento del presupuesto del gobierno”. Sin embargo, reconociendo la urgente necesidad de un futuro sostenible, Azerbaiyán se ha embarcado en un viaje transformador hacia las energías renovables.

Desde la firma del Acuerdo de París, Azerbaiyán se ha comprometido a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en un 35 por ciento para 2030 y en un 40 por ciento para 2050. Este cambio supone un cambio monumental para un país que depende en gran medida de los combustibles fósiles, lo que demuestra su dedicación a la lucha contra el cambio climático y al fomento de una economía verde. La transición de una economía basada en los combustibles fósiles a otra que adopte fuentes de energía renovables supone un cambio de paradigma significativo. Para alcanzar estos ambiciosos objetivos se necesitan marcos políticos sólidos, inversiones sustanciales y un compromiso con la innovación tecnológica. "Creamos las zonas energéticas especiales en el país con corredores de energías renovables, y creo que es una prioridad para Azerbaiyán, cómo el país puede utilizar estos ingresos procedentes de las exportaciones de combustibles fósiles para invertir en energías renovables, y no sólo para hacerlo en nuestro país, sino también para ayudar a otros países, e invitar a los países productores de combustibles fósiles a ser más activos en este proceso", dijo el presidente de la COP29 a este respecto.

La histórica dependencia de Azerbaiyán del petróleo también le ha situado en una posición única en el mercado energético mundial, por lo que su transición a las energías renovables es objeto de interés internacional. Las decisiones estratégicas del país en política energética podrían servir de modelo a otras naciones dependientes del petróleo que buscan diversificar sus carteras energéticas y reducir las emisiones de carbono. Este contexto histórico sirve de telón de fondo para comprender la importancia de las iniciativas actuales de Azerbaiyán y su papel en la COP29.

El papel de Azerbaiyán en la COP29

El liderazgo de Azerbaiyán en la COP29 es un testimonio de la evolución de su papel en la diplomacia climática. La conferencia de Bakú pretende aumentar la ambición y posibilitar la acción a escala mundial.

Además, el compromiso de Azerbaiyán de integrar prácticas sostenibles en su estrategia nacional de desarrollo subraya el enfoque proactivo del país. Al invertir en fuentes de energía renovables y tecnologías innovadoras, Azerbaiyán no sólo aborda sus propios retos medioambientales, sino que también contribuye a los objetivos mundiales de sostenibilidad. Este enfoque holístico demuestra que el crecimiento económico y la protección del medio ambiente pueden ir de la mano.

Guiado por “Azerbaiyán 2030: Prioridades nacionales para el desarrollo socioeconómico”, aprobado por Decreto del Presidente de l” República de Azerbaiyán en 2021, y teniendo en cuenta los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, Azerbaiyán ha trazado un rumbo hacia un futuro sostenible e integrador. Las prioridades nacionales hacen hincapié en la importancia de fomentar una economía diversificada, mejorar el capital humano y promover el bienestar social, todo ello garantizando la sostenibilidad medioambiental.

Esta visión estratégica se refleja en los ambiciosos proyectos de energía renovable de Azerbaiyán, cuyo objetivo es aumentar significativamente la cuota de energías renovables en la combinación energética nacional. Al aprovechar sus abundantes recursos solares y eólicos, Azerbaiyán está dando ejemplo a otras naciones de la región. Estos esfuerzos no sólo reducen las emisiones de gases de efecto invernadero, sino que también crean nuevas oportunidades económicas y puestos de trabajo, contribuyendo a la prosperidad general de la nación.

Además, el enfoque de Azerbaiyán respecto a la acción climática incluye políticas e iniciativas sólidas dirigidas a preservar la biodiversidad, mejorar la gestión del agua y promover la agricultura sostenible. Estas medidas son cruciales para aumentar la resiliencia frente a los efectos adversos del cambio climático, garantizar la seguridad alimentaria y proteger el entorno natural para las generaciones futuras.

Los objetivos de la COP29 son claros: establecer un nuevo objetivo mundial para la financiación de la lucha contra el cambio climático, apoyar a los países vulnerables y garantizar que todas las partes se comprometan a aplicar planes nacionales ambiciosos. Esta conferencia también representa una oportunidad para que Azerbaiyán muestre su transición hacia la energía verde e inspire a otras naciones a seguir su ejemplo. Demostrando su liderazgo y compromiso, Azerbaiyán aspira a construir un legado de acción climática eficaz y cooperación internacional.

Las iniciativas estratégicas de Azerbaiyán en la COP29 incluyen facilitar diálogos que tiendan puentes entre los países desarrollados y los países en desarrollo. Este enfoque es crucial para garantizar que todas las naciones, independientemente de su situación económica, puedan contribuir eficazmente a los objetivos climáticos mundiales. Al promover políticas climáticas inclusivas y equitativas, Azerbaiyán se está posicionando como líder en la gobernanza medioambiental mundial.

Iniciativas de energías renovables en Azerbaiyán

El potencial de energías renovables de Azerbaiyán es inmenso y abarca recursos eólicos, solares e hidráulicos. El país se ha fijado el ambicioso objetivo de generar el 30% de su electricidad a partir de fuentes renovables para 2030. Entre los proyectos clave figuran la central fotovoltaica solar de Garadagh, de 230 MW, y la central hidroeléctrica de Mingachevir, que desempeñan un papel fundamental en esta transición.

La energía eólica, tanto terrestre como marina, ofrece grandes oportunidades a Azerbaiyán. Con un potencial estimado de 3 GW de energía eólica terrestre y 157 GW de energía eólica marina, el país está bien posicionado para convertirse en líder de la energía eólica. "La energía hidroeléctrica representa alrededor del 10% de la producción nacional anual de electricidad del país. Alrededor del 25% de los recursos de agua dulce del país se concentran en las regiones de Karabaj y Zangazur Oriental, lo que convierte a la energía hidroeléctrica en una parte fundamental para alcanzar el objetivo de Red Cero para 2050 en estas Zonas de Energía Verde designadas"." En 2023, se firmaron proyectos de colaboración en materia de energía verde con empresas internacionales como la empresa mundial de energías renovables de los EAU Masdar, ADNOC, ACWA Power, TEPSCO, BP y China Gezhouba Group Overseas Investment con el fin de implementar proyectos de energía renovable en el país, lo que demuestra un fuerte compromiso con la expansión de su capacidad de energía renovable."

El Plan de Transición a la Energía Verde pone de relieve la estrategia de Azerbaiyán para diversificar su combinación energética y reducir su dependencia de los combustibles fósiles. Al invertir en energías renovables, Azerbaiyán aspira a crear un sistema energético sostenible y resistente, que impulse el crecimiento económico al tiempo que protege el medio ambiente. Este enfoque global incluye no sólo el desarrollo de infraestructuras de energías renovables, sino también la integración de tecnologías avanzadas y soluciones innovadoras para mejorar la eficiencia energética y la sostenibilidad. En este sentido, Ilham Aliyev, Presidente de la República de Azerbaiyán, destacó durante el Foro Internacional dedicado a la COP29 en la Universidad ADA el 23 de abril de 2024 que “el pasado mes de octubre inauguramos la primera central de energía solar de 240 megavatios, y este año asistiremos a la ceremonia de colocación de la primera piedra de otras cuatro centrales de energía solar y eólica con una capacidad total de 1.300 megavatios. Eso hará que nuestro potencial sea de 1,5 o incluso más. Pero esto es sólo el principio, porque tenemos un enorme potencial de energía eólica, marina y terrestre, así como de energía solar, a la que añadimos la hidráulica. Sólo en Karabaj y Zangezur Oriental, la capacidad de las centrales hidroeléctricas ha alcanzado cerca de 170 megavatios en los últimos tres años, y esto es sólo el principio”.

La postura proactiva del Gobierno en materia de energías renovables se refleja en sus políticas e incentivos diseñados para atraer la inversión extranjera y fomentar la innovación local. El objetivo de estas iniciativas es crear un sólido sector de energías renovables que pueda impulsar el crecimiento económico, generar empleo y reducir el impacto medioambiental. La estrategia de energía renovable de Azerbaiyán es una piedra angular de sus objetivos económicos y medioambientales más amplios, demostrando un camino claro hacia un futuro sostenible.

Aspectos financieros de la acción por el clima

La financiación de la lucha contra el cambio climático es crucial para que los países puedan llevar a cabo acciones eficaces contra el cambio climático. En la COP29, Azerbaiyán desempeñará un papel fundamental a la hora de facilitar los debates sobre el apoyo financiero a las naciones en desarrollo. El objetivo es establecer un nuevo objetivo colectivo cuantificado para la financiación de la lucha contra el cambio climático, que garantice la movilización de recursos suficientes para ayudar a los países vulnerables a reducir las emisiones y adaptarse a los efectos del cambio climático.

Los esfuerzos de Azerbaiyán por mejorar la transparencia y la rendición de cuentas son esenciales para generar confianza entre donantes y receptores. Demostrando sus progresos en la reducción de emisiones y en el uso eficiente de la financiación para el clima, los países en desarrollo pueden reforzar sus argumentos a favor de un mayor apoyo. El liderazgo de Azerbaiyán en este ámbito es crucial para garantizar que los mecanismos de financiación climática sean eficaces y equitativos.

El planteamiento de Azerbaiyán respecto a la financiación de la lucha contra el cambio climático implica no sólo abogar por una mayor financiación, sino también garantizar que esos fondos se utilicen de forma eficaz y transparente. Esto incluye la creación de sólidos sistemas de seguimiento e información para controlar el impacto de la financiación climática en la reducción de emisiones y los esfuerzos de adaptación. Predicando con el ejemplo, Azerbaiyán pretende inspirar confianza en la comunidad internacional y promover mayores compromisos financieros hacia los objetivos climáticos mundiales.

Superar las divisiones mundiales

La posición estratégica de Azerbaiyán como puente entre el Sur y el Norte Global es fundamental para su papel en la COP29. Las iniciativas del país para apoyar a los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (PEID) y otras regiones vulnerables ejemplifican su compromiso con la solidaridad global. La asociación con Kenia y la atención prestada al apoyo a los PEID en la conferencia SIDS4 ponen de relieve los esfuerzos de Azerbaiyán por fomentar la cooperación internacional. A este respecto, Elshad Iskandarov, Enviado Especial del Ministerio de Asuntos Exteriores de la República de Azerbaiyán, destacó la iniciativa del Presidente Ilham Aliyev de crear un fondo especial de apoyo a los pequeños Estados insulares. Señaló que las crecientes poblaciones de estas regiones son especialmente vulnerables tanto al cambio climático como a los conflictos. Destacó que el acto organizado por la Presidencia azerbaiyana de la COP29 tiene como objetivo proporcionar una estrategia eficaz y un apoyo práctico a estas comunidades.

Estas iniciativas pretenden abordar los retos específicos a los que se enfrentan los países vulnerables, proporcionándoles los recursos y el apoyo necesarios para combatir el cambio climático. El enfoque proactivo de Azerbaiyán a la hora de crear asociaciones y promover el diálogo inclusivo constituye un ejemplo positivo para otras naciones. Aprovechando su posición geopolítica, Azerbaiyán está trabajando para garantizar que las voces de las más afectadas y menos escuchadas en las negociaciones sobre el clima sean amplificadas y atendidas.

Los esfuerzos para superar las divisiones mundiales no consisten sólo en proporcionar apoyo financiero y técnico, sino también en fomentar un sentido de responsabilidad compartida y de acción colectiva. El liderazgo de Azerbaiyán en este ámbito subraya la importancia de la cooperación y la solidaridad mundiales a la hora de abordar los polifacéticos retos del cambio climático. Al promover políticas climáticas inclusivas y equitativas, Azerbaiyán está ayudando a construir una respuesta global más unida y eficaz a los retos medioambientales.

Retos y oportunidades

La elección de Bakú como ciudad anfitriona de la COP29 es un hito importante, sobre todo teniendo en cuenta el actual proceso de paz entre Armenia y Azerbaiyán. La región ha estado marcada por tensiones geopolíticas y conflictos recientes, lo que convierte la celebración de un acontecimiento internacional de tan alto nivel en un reto y una oportunidad. La inestabilidad de la región puede complicar la logística, la seguridad y el ambiente diplomático general que rodea a la conferencia. Sin embargo, la COP29 presenta una oportunidad única para aprovechar la diplomacia climática como herramienta para fomentar la paz y la cooperación regionales. Centrándose en objetivos medioambientales comunes y en la colaboración para combatir el cambio climático, Armenia y Azerbaiyán pueden encontrar una plataforma para el diálogo y la reconciliación. El énfasis en la justicia climática y la financiación en la COP29 podría servir de puente para promover la estabilidad regional, demostrando que las preocupaciones medioambientales compartidas pueden trascender las diferencias políticas. En cuanto al proceso de paz entre Armenia y Azerbaiyán y la COP29, el Presidente Ilham Aliyev destacó que “la COP29 en Azerbaiyán es el resultado de la resolución del conflicto y de los avances en una vía de paz… Creo que esta agenda conducirá a reforzar las medidas de seguridad en el Cáucaso, quiero decir, en el Cáucaso meridional en general, y creará oportunidades para al menos consultas entre tres países del Cáucaso meridional, que abran el camino a una futura cooperación.”

La COP29 ofrece a Azerbaiyán una plataforma para promover la cooperación regional y la consolidación de la paz a través de la acción climática. El enfoque de la conferencia en la financiación y la justicia climática se alinea con los objetivos más amplios del desarrollo sostenible y la estabilidad regional. Al posicionarse como líder de la diplomacia climática, Azerbaiyán puede abogar por la colaboración para abordar los retos medioambientales y promover la paz en la región del Cáucaso Meridional. La resolución satisfactoria de los conflictos regionales y el establecimiento de acuerdos de paz pueden crear nuevas oportunidades de cooperación y desarrollo, fomentando un futuro más estable y próspero. En este sentido, Elshad Iskandarov también destacó que una de las prioridades clave de Azerbaiyán durante su Presidencia de la COP29 es apoyar la paz y la seguridad internacionales. Mencionó que, bajo la dirección del Presidente Ilham Aliyev, “se está trabajando con los socios internacionales en el llamamiento de alto el fuego sin precedentes de la COP, una primicia en la historia de las conferencias sobre el clima.”

Azerbaiyán también se ha fijado objetivos ambiciosos para su transición ecológica, incluidas importantes inversiones en energías renovables y el compromiso de reducir su huella de carbono. El camino de Azerbaiyán hacia una transición verde está marcado por su dependencia histórica de los combustibles fósiles. La economía del país se ha beneficiado considerablemente de los ingresos del petróleo y el gas, que han financiado proyectos de desarrollo y programas sociales. Sin embargo, esta dependencia también supone un reto para Azerbaiyán en su transición a las fuentes de energía renovables. El cambio requiere importantes inversiones en infraestructuras de energías renovables, innovación tecnológica y reformas políticas para apoyar un desarrollo energético sostenible. La capacidad del gobierno para gestionar esta transición manteniendo al mismo tiempo la estabilidad económica será un factor crítico para el éxito de sus ambiciones climáticas.

La transición a las energías renovables y la movilización de financiación para el clima presentan importantes oportunidades para la diversificación económica y el crecimiento sostenible en Azerbaiyán. Invirtiendo en proyectos de energías renovables, el país puede reducir su dependencia de los combustibles fósiles, crear nuevas industrias y generar empleos verdes. El desarrollo de un sólido sector de energías renovables puede impulsar el crecimiento económico, atraer inversiones internacionales y posicionar a Azerbaiyán como líder de la economía verde mundial. Además, la aplicación con éxito de iniciativas de financiación climática puede apoyar proyectos de desarrollo sostenible, aumentar la resiliencia a los impactos climáticos y mejorar la calidad de vida general de sus ciudadanos.

Los retos y las oportunidades que plantea la COP29 para Azerbaiyán están interrelacionados con sus contextos geopolítico, económico y medioambiental. Aunque las actuales tensiones con Armenia y la dependencia de los combustibles fósiles plantean importantes obstáculos, la conferencia ofrece una plataforma única para abordar estos retos a través de la colaboración en la acción y la diplomacia climáticas. Asegurando compromisos financieros adecuados, implementando ambiciosos planes de transición verde y fomentando la cooperación regional, Azerbaiyán puede consolidar su papel como líder en la acción climática. El éxito de la COP29 puede inspirar a otros países a seguir su camino, demostrando que es posible lograr avances significativos en los objetivos climáticos mediante esfuerzos concertados y la colaboración internacional.

Conclusión

A medida que Bakú se prepara para acoger la COP29, el papel de Azerbaiyán en la acción climática mundial se hace más patente. El compromiso del país con la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, la transición a las energías renovables y el fomento de la cooperación internacional ponen de manifiesto su dedicación a un futuro sostenible. La dependencia histórica de Azerbaiyán de los combustibles fósiles y sus ambiciosas iniciativas de transición ecológica constituyen un poderoso ejemplo de transformación y liderazgo.

Al acoger la COP29, Azerbaiyán no sólo exhibe sus propios esfuerzos climáticos, sino que también proporciona una plataforma para el diálogo y la colaboración mundiales. El énfasis puesto en la financiación de la lucha contra el cambio climático, la transparencia y el apoyo a los países vulnerables pone de relieve la necesidad de un planteamiento común para hacer frente al cambio climático. Los esfuerzos de Azerbaiyán por salvar la distancia entre países desarrollados y en desarrollo y su postura proactiva en materia de energías renovables constituyen un ejemplo positivo a seguir por otros países.

A pesar de los retos que plantean las tensiones geopolíticas y las dependencias económicas, la visión de Azerbaiyán para un futuro sostenible sigue siendo clara. El éxito de la COP29 podría marcar un punto de inflexión, demostrando que es posible una acción climática significativa a través de objetivos compartidos y esfuerzos colectivos. Al liderar la diplomacia climática y la energía verde, Azerbaiyán está allanando el camino hacia un mundo más resiliente y equitativo.

Mientras la comunidad mundial se reúne en Bakú, las decisiones tomadas y las acciones emprendidas resonarán mucho más allá de las fronteras de Azerbaiyán. El legado de la COP29 se medirá no sólo por los acuerdos alcanzados, sino también por el impacto duradero en las políticas climáticas y la cooperación internacional. El liderazgo de Azerbaiyán en esta coyuntura crítica sirve para recordar que, con determinación y colaboración, un futuro sostenible y próspero está al alcance de la mano.

El éxito de la COP29 podría servir de catalizador de una nueva era de conciencia y acción medioambientales, animando a otros países a seguir su ejemplo. Los esfuerzos colectivos de las naciones en esta conferencia crucial podrían dar lugar a avances revolucionarios en la ciencia, la política y la aplicación del cambio climático.

En última instancia, el impacto de la COP29 será un testimonio del poder de la solidaridad internacional y de la capacidad de superar obstáculos mediante la cooperación y la visión compartida. El papel de Azerbaiyán en este acontecimiento histórico pone de relieve la importancia del multilateralismo en la búsqueda de un futuro sostenible para todos.

 

 

(*) El doctor Ceyhun Osmanli fue miembro del Parlamento. Es investigador y analista de relaciones internacionales y economía política, director de TLM – Centro de Proyectos e Iniciativas en Azerbaiyán.


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!