Lunes 22.04.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
12 de diciembre de 2020 | Cultura

Año 2020

El rockero que resistió a la pandemia y expandió su creatividad

Después de refugiarse en Villa Gesell, El Soldado reunirá a su banda el fin de semana próximo para cerrar todos sus ciclos cuarenténicos.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

por:
Juan Provéndola

Meses atrás, cuando el ASPO aún seguía firme y estaba impedida la circulación entre ciudades, contamos en Realpolitik la curiosa historia de El Soldado, experimentado músico al que la cuarentena lo agarró de visita en Villa Gesell y no tuvo más remedio que quedarse por tiempo indefinido.

Durante ese transcurso, y a pesar de la soledad que marcó su estadía en una ciudad que solo conocía por anteriores visitas veraniegas, Rodolfo González fue encontrando distintas maneras de difundir su obra y de mantener contacto con su público (que son muchos: entre Facebook e Instagram tiene más de 70 mil seguidores).

Primero fue un ciclo de entrevistas con artistas por IG titulado “Que quede entre nosotros”, luego acústicos semanales en su FB y más adelante un show formal en una de las plataformas de streaming más populares. Posteriormente publicó algunas canciones en Spotify y agregó un formato por FB de “charla, canciones y divagaciones” llamado “Domingos de verbena”.

Pero después la cuarentena se fue flexibilizando, pasando primero de la ASPO a la DISPO en todo el país y luego permitiéndose el ingreso de turistas a toda la Costa Atlántica. Entonces El Soldado -que aún sigue en Gesell- conjuga estas nuevas habilitaciones de movilidad con el último mes del año para dar por cerrada esta etapa cuarenténica reuniendo a su banda en la Villa. El motivo es ofrecer un show que sirva como moño final de este 2020 que el músico logró sacar adelante con mucha actividad y creación. 

“El año se vivió como ya sabemos, con este maligno destino. Llegué a Gesell, me encontré con esta situación y, por una cuestión de necesidad, empecé a hacer cosas a través de las plataformas que fueron apareciendo”, cuenta González. Y aclara: “Si no sería música, igualmente hubiese tenido que otras cosas por esa misma necesidad personal”

Respecto a la variedad de formatos, ciclos y eventos que fue experimentando y desarrollando durante el invierno, lo define como una integridad atravesada “por una línea de tiempo en la que me fui moviendo de un punto a otro como en un abanico”. 

“Pero ahora que se habilitaron los permisos y además cambiaron las formas de hacer música, me pareció interesante darle un cierre a toda esa etapa reuniendo a mi banda, cosa que no hacía desde antes de la cuarentena. Encaro este próximo show como una síntesis de todas las experiencias y eventos que hice”.

El recital será el sábado 19 a las 23 horas a través de la plataforma Passline en directo (algo que no es habitual en los streamings, más -o mal- acostumbrados al “falso vivo”) y nuevamente desde La Barraka, el estudio geselino que lo cobijó en varias de sus aventuras.

La banda de El Soldado se completará con Piraña en guitarra, Tino Moroder guitarra y voz, el experimentado Martin Aloé en bajo y el baterista Mono Avellaneda, en cuyo currículum figuran Dancing Mood, Mimí Maura y Pity Álvarez, de Viejas Locas. 

La logística para reagrupar a los músicos implica viajes relámpago desde distintas procedencias. “Tres vendrán de Mar del Plata y otro de Pinamar. Llegarán el mismo día, haremos el trabajo previo durante el día y la prueba de sonido, tocaremos a la noche, comeremos un asado… y al otro día se vuelven”, explica Rodolfo González.

“¿Por qué vienen todos ellos a Gesell, en vez de ir yo a dónde están ellos?”, se pregunta retóricamente: “Porque acá es el lugar donde hice todo esto a lo que ahora voy a darle un cierre. Por diversos motivos, fui el primer músico de rock que hizo un streaming desde la Villa, lo cual me genera algo de orgullo. En definitiva, la idea de juntarlos acá es que vengan hacia mí los sandwiches de miga, como cantaba Pappo, jaja”. 

“Será el reencuentro con mis compañeros músicos, como un grupo de amigos que se junta de vuelta a tocar. Cada uno sintiéndolo de una manera diferente, porque todos lo vivieron de distintas formas y en un lugar diferente al mío”, analiza. “Y la reunión también será una forma de hacerle un gualicho final a este año, exorcizando un poco las cosas”. 

En otro sentido, y en relación a su decisión de seguir en Gesell durante el resto del verano, El Soldado explica que “ya pasé los tiempos, ¿por qué no aprovechar entonces la playa en este momento?”.

Pero eso no será todo: el músico arrancará el 2021 publicando en enero “Canciones de un largo camino”, su próximo disco.


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!