Miércoles 16.06.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
16 de mayo de 2021 | Municipales

Impunidad

Mario Secco adjudicó una obra a un empresario investigado por sobornos en la causa de los cuadernos

Hace unos días, con bombos y platillos, el intendente de Ensenada, Mario Secco, presentó la improvisada restauración de una pasarela histórica de la ciudad. Aunque la obra de infraestructura demandó un gasto multimillonario, pareciera haber sido realizada por un audaz inexperto. Pero la realidad dista mucho de ello.

La semana que pasó, el jefe comunal de Ensenada, Mario Secco, presentó junto al ministro de Infraestructura bonaerense, Agustín Simone, la reconstrucción del histórico Puente Levadizo del Canal Oeste, en el marco de los 220 años de la ciudad. La iniciativa, sin embargo, fue opacada no solo por la realización de un masivo acto público en el pico más alto de la pandemia. Aquella jornada ocurrió otro hecho quizás aún más escandaloso: el intendente criticó a la oposición osando parafrasear al ex dictador Leopoldo Galtieri: “Si quieren venir, que vengan, estamos preparados, compañeros, para darles batalla en las elecciones”.

Pero la restauración de este polémico puente, cuya terminación es realmente papelonesca, merece un caso aparte. En aquel entonces, la comuna realizó un llamado a licitación del que participó solamente una empresa, oriunda de la ciudad de La Plata: Solidum Constructione SA. La compañía es dirigida por María Candelaria Cibraro (presidenta), Jorge Hugo Cibraro (vicepresidente) y Leandro Cibraro (director suplente).


La inexperta terminación de la obra.

La iniciativa se realizó a pesar de las críticas de la oposición. Es que, a raíz del proyecto enviado por el departamento ejecutivo al Concejo Deliberante, ediles de Juntos por el Cambio consideraron que la priorización de una obra de este tipo, que finalmente requirió una erogación de 21 millones de pesos, no era la más adecuada para un contexto de pandemia.


En la ordenanza en cuestión, el nombre de la polémica empresa fue escrito erroneamente. ¿A propósito?.

Vale destacar que, a pesar de la burda terminación de la obra, la familia Cibraro no es nueva en el rubro. De hecho, Jorge Hugo Cibraro es tristemente célebre por haber sido procesado a raíz de una causa que investigó la cartelización de la obra pública, en el marco de los cuadernos de las coimas del chofer Oscar Centeno.


La obra, que demandó más de 21 millones de pesos, fue presentada por Secco como "la mayor inversión cultural" de su gestión. La suma parece desmedida.

En aquel entonces, Cibraro fue mencionado como el responsable de ICF SA que llevaba dinero a las oficinas de la presunta asociación ilícita que involucraba directamente a Cristina Fernández de Kirchner. Esto llama aún más la atención, teniendo en cuenta el burdo incremento patrimonial del intendente Mario Secco, descubierto a raíz de una investigación reciente de REALPOLITIK.

CIBRARO Y LOS CUADERNOS DE CENTENO

Jorge Hugo Cibraro fue mencionado en la causa de los cuadernos de las coimas por el financista Ernesto Clarens, cuando brindó información sobre los representantes de empresas de la construcción que pagaban las coimas para los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

En ese marco, Clarens había precisado el significado de colores en una planilla en que registró pago de sobornos por obras de Vialidad Nacional y brindó detalles de empresarios que le llevaban el dinero a sus oficinas del centro o de Puerto Madero.


La presidenta de Solidum Constructione SA, María Candelaria Cibraro.

Como se recordará, durante sus primeras indagatorias, Clarens admitió haber recibido instrucciones del ex secretario de Obras Públicas, José López, para recaudar 30 millones de pesos en sobornos para financiar el plan de viviendas sociales Sueños Compartidos de las Madres de Plaza de Mayo y otros 70 para la constructora Gotti. Además, precisó que parte del dinero fue destinado a campañas electorales como la del 2015, entre otros objetivos. En cinco años, estimó que recaudó unos 30 millones de dólares y aseguró que su trabajo era cambiar el dinero a dólares o euros, por lo que cobraba un porcentaje.

También aceptó que le entregó la plata al ex secretario privado de los Kirchner, Daniel Muñoz, quien tras la muerte de Néstor invirtió más de 70 millones de dólares en Estados Unidos.

Finalmente, vale recordar que, en su calidad de colaborador, Clarens había sido procesado como miembro de una asociación ilícita encabeza por la ex presidenta Cristina Kirchner e integrada por el ex ministro de Planificación, Julio De Vido, y su mano derecha, Roberto Baratta. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS