Lunes 28.11.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
8 de junio de 2022 | Nacionales

En crisis

Argentina, un país caro o barato según a quién se le pregunte

Debido a la disparidad en el precio del dólar oficial y el paralelo, muchas personas estarían considerando los precios argentinos como algunos de los más bajos del mundo.

Argentina se enfrenta a uno de los periodos económicos más complejos de su historia, arrastrando décadas de inestabilidad que parecen estar generando daños estructurales en el sector privado y en la vida de los ciudadanos, disminuyendo el consumo y acelerando la pérdida de confianza en el país.

La población no solo es cada vez más pobre, sino que además se ve obligada a hacer frente a distorsiones importantes en la economía, transformando el consumo rutinario en una actividad de gran complejidad. Uno de los mayores dilemas haría referencia al costo de vida que, mientras para muchos es sumamente alto, para otros sería de los más baratos del mundo.

Esto se debe al efecto combinado entre la alta inflación y la devaluación de la moneda local frente al dólar estadounidense (y otras divisas de gran valor, como el euro). Mientras que para los argentinos que utilizan pesos, o que calculan sus gastos utilizando el dólar oficial como referencia, los precios incrementan constantemente, para quienes “operan” con el dólar paralelo (blue) los precios incluso estarían cayendo de vez en cuando.

Se ha creado así una situación sumamente beneficiosa tanto para los argentinos que generan ingresos en divisas internacionales, como para los turistas que llegan al país con sus dólares. Este último ejemplo ganó relevancia durante la temporada de Semana Santa, con miles de turistas uruguayos afirmando que la Argentina es mucho más barata que otros países de la región.

La distorsión se haría aún más grande si se toma en cuenta la agresiva cultura de descuentos que se vive en los establecimientos minoristas y mayoristas.

Por ejemplo, si tomamos en cuenta las ofertas de Maxiconsumo, una de las cadenas de supermercados más baratas del país, podemos encontrar el kilo de yerba mate Cruz de Malta por alrededor de 2 dólares, el kilo de harina de trigo por 0,58 dólares y el atún enlatado por 0,48 dólares, siempre que se utilice el dólar blue como cotización.

Si utilizamos la cotización del Banco de la Nación Argentina, $3,7 por la yerba mate, $1 por la harina de trigo y $0,83 por el atún enlatado, significativamente más costoso para los argentinos que se ven obligados a calcular el valor de sus pesos según el dólar oficial.

Ante un panorama tan distorsionado, es complejo determinar con exactitud cuál es el futuro de la economía, especialmente con las elecciones presidenciales a poco más de un año de distancia. En caso de que se presenten cambios reales en materia económica, puede que la situación vuelva a fluctuar hacia un lugar mucho más favorable para los ciudadanos.

En caso de que la situación siga empeorando, con cada vez más personas recibiendo un salario en divisas, y muchas más familiar recibiendo remesas que enviándolas al exterior, es posible que comencemos a presenciar una dolarización “de facto” en el país, un evento del que cada vez más expertos están hablando.

No se trataría de una medida política, sino de una respuesta natural a la situación.

Este tipo de dolarización no sería el primer ejemplo en nuestra región, ya que es una situación similar a la que comenzó a atravesar Venezuela hace algunos años, y que llevó al país a disminuir significativamente su inflación, pasando de más de 1.500.000% en el 2018, a entre 685% y 1.500% (según la fuente de consulta) para finales del 2021.

La Argentina parece tener tiempo limitado para llevar a cabo los cambios estructurales necesarios que agilicen la estabilización y recuperación del valor de la moneda local. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Argentina

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!