Viernes 12.04.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
24 de febrero de 2024 | Nacionales

Denunciador serial

Un candidato que nunca ganó una elección y tampoco tiene éxito en los tribunales

Jamás elegido en las urnas, el empresario Juan Ricardo Mussa sigue denunciando judicialmente a todo presidente argentino.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

Desde que debutó en 1972 colocando su nombre una boleta electoral, ya lleva veinticuatro postulaciones sin éxito en las urnas tal como sucedió con sus denuncias judiciales contra cada presidente argentino desde Raúl Alfonsín en adelante. Candidato serial a concejal, legislador y jefe de Gobierno porteño, Juan Ricardo Mussa, encabezó la alianza Unidos o Dominado que en 2003 obtuvo 107 votos, el equivalente al 0,2% del padrón, para acceder al sillón de Rivadavia.

A sus 73 años, este empresario vendedor de lonas para piletas y camiones cuenta con tiempo y dinero pero carece de votos. Con un caudal de sufragios que ni siquiera puede competir contra la cantidad de seguidores que un adolescente tiene en sus redes sociales, Mussa fatiga los tribunales con planteos cuya orfandad probatoria sólo busca difusión mediática pero restan tiempo a los magistrados.

Su encono jurídico contra el actual mandatario Javier Milei comenzó en mayo de 2023 cuando le reclamó la propiedad del nombre La Libertad Avanza, un planteo que fue rechazado por la jueza electoral María Servini, quien tampoco hizo lugar a una petición similar de la dirigente justicialista Carina Ivascov, tal como se informó en REALPOLITIK.

Con Milei al mando del poder ejecutivo nacional, Mussa volvió a la carga en los estrados porteños de Comodoro Py. Se presentó ante el juez federal Ariel Lijo invocando la ley de Víctimas 27.372 al “sentirse ofendido por delitos de corrupción, incumplimiento de los deberes de funcionario público, falsificación de documento público, apología del delito, terrorismo de estado, participación criminal, tráfico de influencias, asociación ilícita, cohecho y amenazas”.

En su declaración del lunes 21 de febrero ante el juez federal Lijo en la causa 429/24, sólo ocupó tres carillas -dos de ellas destinadas a rigorismos formales de una ratificación judicial-. Mussa aportó como única prueba su enojo por declaraciones periodísticas de Milei y su ministro de Economía, Luis Caputo, sin imputarles un delito concreto.

“Me presenté veintitrés veces para darle un ejemplo a los jóvenes”, afirmó Mussa en una entrevista que publicó Ámbito Financiero previo a las últimas PASO, recordando que su derrotero electoral registra como mejor resultado a los 59.586 sufragios que consiguió ante un total de 19.849.341 votantes.

Con propuestas como disputarle la titularidad del Partido Justicialista bonaerense a Máximo Kirchner, espacio político que abandonó en 1999, hace casi un cuarto de siglo, Mussa consiguió cien votos cuando en 1991 se postuló a la gobernación de la provincia de Buenos Aires.

A través del Acción Ciudadana, sacó 1.824 votos que representaron el 0,1 por ciento del padrón en su pelea de 2007 por ser jefe de Gobierno porteño. Ese mismo año sólo conquistó 12.832 voluntades, el 0,07 por ciento del padrón en su carrera a la presidencia en nombre de la alianza Confederación Lealtad Popular.

Su único paso por la función pública duró menos de veinticuatro horas porque en 1986 el entonces gobernador de la provincia de San Luis, Adolfo Rodríguez Saá, ni siquiera llegó a tomarle juramento tras haberlo designado como su secretario Gremial. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!